Saneamiento del cultivo

El saneamiento del cultivo se refiere a los procedimientos cuyo objetivo son la prevención o erradicación de fuentes y vectores de plagas y enfermedades, reduciéndose así la presencia de estos organismos nocivos y disminuyéndose la necesidad de usar insecticidas químicos. También aumentan las oportunidades de éxito del control biológico.

  1. Empiece con plantas limpias. El material de plantación debe estar libre de plagas y enfermedades.
  2. Retire las hojas viejas rápidamente y con cuidado. Se ha de eliminar rápidamente el material de plantación considerado no apto, los montones de basura y otras fuentes de infestación.
  3. Controle regularmente la presencia de plagas y enfermedades durante todo el ciclo del cultivo. El material infestado se ha de colocar en una bolsa de plástico y eliminar con el fin de evitar una mayor propagación.
  4. Elimine rápidamente las malas hierbas, ya que suelen ser los huéspedes de plagas y enfermedades y pueden ser la vía a través de la cual una infección pasa de un cultivo viejo a uno nuevo.
  5. Evite dañar las plantas. Los daños son una vía de entrada para infestaciones secundarias.
  6. Organice el trabajo de cultivo de modo que los trabajadores se muevan de las áreas limpias del cultivo a las infestadas. De esta forma se puede reducir la dispersión de las plagas y enfermedades a las áreas limpias del cultivo.
  7. Evite la transmisión de organismos nocivos a través de personas, máquinas o herramientas. Ofrezca batas de laboratorio limpias a los visitantes (ej. representantes comerciales) y restrinja el acceso a los cultivos. Desinfecte el calzado, equipos, cuchillos, tijeras, etc. La leche desnatada puede encapsular virus que son transportados por las herramientas.
  8. Evite la transmisión de organismos nocivos a través del agua. El agua de irrigación procedente de acequias o de un depósito de agua puede contener esporas infecciosas. La desinfección puede prevenir este problema.
  9. Retire los refugios de los organismos nocivos. Las babosas y caracoles, por ejemplo, se suelen esconder cerca de las plantas. Enseñe a sus trabajadores a que estén alerta.
  10. Empiece con una área de cultivo limpia. El suelo o sustrato para el cultivo no debe contener enfermedades o plagas. Se recomienda aplicar la rotación de cultivos y/o vaporización.

Control mecánico