Chinches

Chinches

 

Introducción

Existen distintos tipos de chinches, tanto nocivos como benignos. Algunos ejemplos de chinches nocivos son el cápsido verde común (Lygocoris pabulinus) y el Liocoris tripustulatus en los cultivos de pimiento y berenjena y el chinche Lygus rugulipennis en los de pepino. Estos insectos son muy comunes en Europa. Pertenecen a la familia Miridae, a la que también pertenecen especies benignas, tales como Macrolophus pygmaeus (anteriormente conocida como Macrolophus caliginosus). Otro chinche nocivo es el tigre de los plátanos (Corythucha ciliata), que pertenece a la familia Tingidae.

Biología

Los huevos de los chinches son brillantes, de color crema, forma de plátano y con una tapita verde redonda a uno de los lados. Los chinches pasan por cinco estadios ninfales y se alimentan introduciendo su aparato bucal picador-chupador dentro de la planta. El calor y la humedad de los invernaderos favorece la reproducción de los insectos y se suelen encontrar varias generaciones de adultos en estas instalaciones. Después del verano, los ejemplares adultos se esconden. En los invernaderos, pueden invernar, por ejemplo, en hojas muertas. Debido a que el suborden de los chinches es extremamente grande, es difícil ofrecer una descripción general del aspecto de los ejemplares adultos. Suelen tener un cuerpo aplanado, unas alas parcialmente duras y alas posteriores membranosas, al igual que los escarabajos. Una diferencia importante con los escarabajos, es que en los chinches queda libre una parte triangular llamativa del tórax. Tras la muda, sobre todo la última, se suelen producir cambios de color. Las alas no se suelen distinguir claramente hasta el cuarto estadio ninfal.

Imágenes de los daños

  • Las ninfas de Lygocoris pabulinus pican las partes blandas de la planta, provocando grandes orificios en las hojas adultas y orificios en los frutos. Se producen malformaciones debido a que el fruto ya no crece bien alrededor de las zonas picadas.
  • Las ninfas y adultos de Liocoris tripustulatus suelen habitar en la parte superior de la planta, provocando un crecimiento macizo y denso. Los daños provocados en la planta permanecen durante mucho tiempo, incluso después de que los chinches se hayan exterminado.
  • Al introducir su aparato bucal en la planta, las ninfas y adultos del Lygus rugulipennis segregan una sustancia tóxica, que provoca la muerte de la zona circundante al lugar de la picadura. Esto puede suceder en cualquier lugar de la planta, tales como la hoja, el tallo y la axila. Las picaduras frenan el desarrollo correcto de la planta. La picadura de los frutos puede generar su rechazo.