Bradysia paupera & Lycoriella ingenua

Moscas del mantillo

Aspectos generales

Las moscas del mantillo componen la familia Sciaridae. Las especies que causan más daños a los cultivos pertenecen a los géneros Bradysia y Lycoriella. Las especies de Lycoriella se encuentran, sobre todo, en los cultivos de setas comerciales, en los que pueden causar importantes daños.

Las moscas esciáridas se encuentran en medios húmedos y aparecen muy frecuentemente en invernaderos en todo el mundo. Aunque generalmente dañan poco a plantas sanas y desarrolladas, las moscas esciáridas son particularmente problemáticas en los esquejes y plántulas en crecimiento

Ciclo de vida y aspecto de las moscas del mantillo

El ciclo de vida de las moscas del mantillo comprende los siguientes estadios: huevo, cuatro estadios larvarios, uno pupal y el adulto. Los insectos adultos miden 1 a 5 mm de largo, son moscas de color negro grisáceo y tienen antenas largas. Tienen patas relativamente largas y las alas presentan una venación muy clara. La mosca tiene una cabeza pequeña con un aparato bucal succionador, aunque apenas se alimentan durante su corta vida. Los machos son normalmente más pequeños, que las hembras. No vuelan muy rápido y prefieren áreas húmedas y oscuras con una gran cantidad de material orgánico. Aparecen durante todo el año.

Los huevos son minúsculos (0.1 a 0.25 mm) y de color blanco amarillento. Se ponen en la superficie del suelo cerca de las raíces de las plantas. Las larvas pueden crecer hasta una longitud de 5 a 12 mm y un diámetro de 0.5 a 1.5 mm. No tienen patas y su cabeza negra es bien visible. El aparato bucal es mordedor-masticador. La pupación tiene lugar en un agujero pequeño del suelo. Las pupas son blancas, pero más tarde se vuelven amarillas - marrones. El extremo posterior de la pupa es móvil.

1. Huevo
1. Huevo
2. Larva
2. Larva
3. Pupa
3. Pupa
4. Adulto
4. Adulto

Síntomas y daños

Las larvas de las moscas del mantillo se alimentan, sobre todo, de los restos orgánicos y de los hongos que crecen en estos, aunque algunas especies también pueden comer material vegetal vivo. Los adultos prefieren un hábitat húmedo y, para la oviposición, se sienten atraídos por un amplio abanico de microorganismos patógenos y no patógenos.

El daño indirecto es el resultado de la transferencia de enfermedades fúngicas, como Fusarium, Botrytis y Verticillium, por parte de las larvas y adultos de las plantas enfermas a las sanas.

El daño directo es el resultado inmediato de las larvas alimentándose de las raíces. Las larvas se alimentan principalmente de material vegetal en descomposición, y algas y hongos presentes en el suelo. Sin embargo, también se puede alimentar de los pelos radiculares, las raicillas jóvenes y el tejido radicular, foliar y del tallo tierno. Los estadios más tardíos se alimentan incluso de los tallos de las plantas. Las heridas que causan al alimentarse también ofrecen unas vías de invasión para varios hongos patógenos. Debido a que las larvas se mueven muy lentamente, la muerte de plantas es principalmente local. Las plantas jóvenes que se mantienen húmedas y bien irrigadas corren un mayor riesgo.

Póngase en contacto con el experto

Koppert Biological Systems

Thanks for your request!

Something went wrong, please try again

¿Quiere conocer más sobre nuestra empresa y nuestras soluciones? Póngase en contacto con uno de nuestros expertos.
Producimos nuestros productos y soluciones para agricultores profesionales.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

Recibe las últimas noticias e información sobre tus cultivos directamente en tu bandeja de entrada

Desplazarse hacia arriba