Sclerotinia sclerotiorum

Moho blanco

Aspectos generales

Sclerotinia sclerotiorum, también conocido por el nombre de moho blanco, es un hongo patógeno vegetal. Tiene un amplio abanico de plantas hospedantes.

Ciclo de vida y aspecto del moho blanco

El moho blanco (Sclerotinia sclerotiorum) inverna como esclerocios y micelio en material vegetal vivo y muerto o en el suelo. Los esclerocios germinan a temperaturas entre 4 y 26°C, siendo la situación óptima entre 13 y 15°C. La germinación e infección suele ocurrir si el contenido hídrico del suelo es elevado durante un periodo prolongado.

Los esclerocios germinan directamente y forman micelios o producen apotecios (cuerpos frutales) que contienen ascosporas. Mientras que el micelio infecta la base del tallo y las raíces, las ascosporas atacan las partes aéreas de las plantas. En invernaderos, la germinación de los esclerocios es la única que produce micelio. El hongo crece con bastante rapidez dentro de la planta matando las células del hospedador. En el tejido de la planta hospedante se desarrolla un micelio blanco y algodonoso con esclerocios negros nuevos. El hongo también infecta las semillas y tubérculos, creando una fuente de infección para el siguiente cultivo. La dispersión a las plantas adyacentes se produce por crecimiento micelial.

Síntomas y daños

Los primeros síntomas de una infección de moho blanco (Sclerotinia sclerotiorum) son lesiones llenas de agua en la base del tallo. La parte de la planta situada por encima se marchita y pudre. En las lesiones crecen micelios fúngicos algodonosos y blancos, de allí el nombre de la enfermedad. En el micelio se forman esclerocios oscuros y grandes. Se observan a simple vista y parecen excrementos de ratas. Los síntomas pueden ocurrir en los tallos, pero también en las hojas, los frutos y las vainas.

La infección radicular suele provocar un marchitamiento y muerte prematuros de las plantas.

Cómo controlar el moho blanco

Koppert ofrece distintas soluciones para el control del moho blanco.

Cómo prevenir el moho blanco

  • Practique un cultivo seco y sea prudente con la irrigación
  • Plante las plantas con suficiente espacio entremedio
  • Retire las plantas enfermas en una bolsa de plástico cerrada.
  • Retire los residuos del cultivo.

Prevenga las enfermedades en las plantas optimizando el potencial de las mismas, así como la resiliencia del cultivo.

Póngase en contacto con el experto

Koppert Biological Systems

Thanks for your request!

Something went wrong, please try again

¿Quiere conocer más sobre nuestra empresa y nuestras soluciones? Póngase en contacto con uno de nuestros expertos.
Producimos nuestros productos y soluciones para agricultores profesionales.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

Recibe las últimas noticias e información sobre tus cultivos directamente en tu bandeja de entrada

Desplazarse hacia arriba