Protección de cultivos

¿Qué es la protección biológica de los cultivos?

La protección biológica de los cultivos, a menudo denominada biocontrol, es un enfoque natural y sostenible para la gestión de plagas y enfermedades en la agricultura. En lugar de recurrir a productos químicos sintéticos, se utilizan organismos beneficiosos como insectos depredadores, avispas parásitas, ácaros depredadores, nematodos y microorganismos para controlar plagas y enfermedades. A diferencia de los pesticidas químicos convencionales, que pueden tener efectos negativos en el medio ambiente y en los organismos a los que no van dirigidos, la protección biológica de los cultivos es ecológica y sostenible, y garantiza la salud de los cultivos sin comprometer el medio ambiente.

Ventajas de la protección biológica de los cultivos

Fáciles de usar e integrar

Los agentes de biocontrol pueden integrarse en las prácticas agrícolas existentes y complementar otros enfoques sostenibles, como la agricultura ecológica y la gestión integrada de plagas (GIP). La protección biológica de los cultivos no suele requerir ningún equipo de aplicación específico; por ejemplo, los nematodos beneficiosos pueden mezclarse en tanque con otras soluciones de protección de cultivos.

Sin residuos químicos

Los productos biológicos no dejan residuos en los cultivos. Esto mejora la seguridad alimentaria y evita el riesgo de residuos de pesticidas en la cadena alimentaria, respondiendo así a las preocupaciones de los consumidores sobre la exposición a productos químicos. En consecuencia, la adopción de prácticas biológicas de protección de cultivos le permite cumplir los requisitos cada vez más estrictos establecidos por la venta al por menor, incluidos los supermercados, garantizando que sus productos se ajustan a sus normas de calidad y seguridad.

Sin plazo de seguridad

La mayoría de los productos fitosanitarios biológicos no requieren un intervalo de seguridad previo a la recolección debido a su seguridad inherente. Nuestras soluciones biológicas no plantean riesgos para la salud humana ni para el medio ambiente.

No generan resistencias en plagas ni enfermedades

Los agentes de control biológico, como los insectos beneficiosos, los ácaros y los nematodos, proporcionan soluciones duraderas para la gestión de plagas. Las plagas no desarrollan resistencias a los enemigos naturales, algo que sí ocurre con los pesticidas químicos.

Salud del suelo y biodiversidad

Los pesticidas químicos suelen perjudicar a los organismos del suelo, los polinizadores y los insectos beneficiosos, mientras que las soluciones de biocontrol mejoran la salud del suelo y de las plantas. Cuando los microorganismos se establecen en el suelo, crean un entorno fértil y equilibrado que favorece el crecimiento de los cultivos.

La protección biológica de los cultivos también preserva los insectos y organismos beneficiosos naturales, lo que favorece la biodiversidad. La buena salud del suelo y la biodiversidad contribuyen a una planta más resistente, maximizando su rendimiento.

Preparados para el futuro

Si adoptan el biocontrol antes de la prohibición de los productos químicos, los agricultores podrán adquirir los conocimientos necesarios para perfeccionar sus prácticas de gestión sostenible de plagas. Los agricultores estarán preparados para enfrentarse a los retos del futuro con confianza y con un buen conocimiento de las ventajas del biocontrol.

Sin riesgo para la salud humana

La protección biológica de los cultivos no supone un riesgo para los agricultores y los consumidores. Reduce la exposición a productos químicos tóxicos, fomentando unas condiciones de trabajo más seguras y unos productos alimentarios más sanos.

Organismos beneficiosos: Actores clave en la protección de cultivos

Ácaros depredadores

Los ácaros depredadores son arácnidos diminutos que desempeñan un papel vital en el control biológico de plagas. Estos ácaros beneficiosos son enemigos naturales de las plagas que dañan las plantas, como las arañas rojas, mosca blanca y los trips. Los ácaros depredadores se alimentan de estas plagas, ayudando a mantener sus poblaciones bajo control y a proteger los cultivos de los daños.

Nematodos beneficiosos

Los nematodos beneficiosos son gusanos redondos microscópicos que desempeñan un papel crucial en el control biológico de plagas. Se consideran "beneficiosos" porque parasitan y matan larvas de insectos, gestionando eficazmente las poblaciones de plagas.

Avispas parásitas

Las avispas parásitas son pequeños insectos que desempeñan un papel crucial en el control natural de plagas. Se llaman "parásitas" porque ponen sus huevos dentro o sobre insectos plaga dañinos, lo que acaba matando al insecto plaga.

Insectos depredadores

Los insectos depredadores cazan y consumen activamente otros insectos y ácaros, a menudo considerados plagas. Las mariquitas, crisopas, chinches depredadoras, entre otros, son enemigos naturales de diversas plagas agrícolas y desempeñan un papel vital en el control biológico de plagas.

Microorganismos

Los microorganismos beneficiosos, a menudo denominados biopesticidas, pueden atacar y controlar diversas plagas de insectos y enfermedades. Los microorganismos beneficiosos también pueden actuar como antagonistas naturales de los patógenos de las plantas, suprimiendo los organismos causantes de enfermedades y previniendo las infecciones.

Ácaros depredadores

Los ácaros depredadores son arácnidos diminutos que desempeñan un papel vital en el control biológico de plagas. Estos ácaros beneficiosos son enemigos naturales de las plagas que dañan las plantas, como las arañas rojas, mosca blanca y los trips. Los ácaros depredadores se alimentan de estas plagas, ayudando a mantener sus poblaciones bajo control y a proteger los cultivos de los daños.

Nematodos beneficiosos

Los nematodos beneficiosos son gusanos redondos microscópicos que desempeñan un papel crucial en el control biológico de plagas. Se consideran "beneficiosos" porque parasitan y matan larvas de insectos, gestionando eficazmente las poblaciones de plagas.

Avispas parásitas

Las avispas parásitas son pequeños insectos que desempeñan un papel crucial en el control natural de plagas. Se llaman "parásitas" porque ponen sus huevos dentro o sobre insectos plaga dañinos, lo que acaba matando al insecto plaga.

Insectos depredadores

Los insectos depredadores cazan y consumen activamente otros insectos y ácaros, a menudo considerados plagas. Las mariquitas, crisopas, chinches depredadoras, entre otros, son enemigos naturales de diversas plagas agrícolas y desempeñan un papel vital en el control biológico de plagas.

Microorganismos

Los microorganismos beneficiosos, a menudo denominados biopesticidas, pueden atacar y controlar diversas plagas de insectos y enfermedades. Los microorganismos beneficiosos también pueden actuar como antagonistas naturales de los patógenos de las plantas, suprimiendo los organismos causantes de enfermedades y previniendo las infecciones.

¿Qué son los agentes de control biológico?

Los agentes de biocontrol son productos y métodos basados en organismos vivos o sus derivados para controlar plagas y enfermedades. A diferencia de los plaguicidas químicos tradicionales, los agentes de biocontrol son soluciones ecológicas y sostenibles que pretenden minimizar los daños al medio ambiente, a los organismos no objetivo y a la salud humana.

Los agentes de biocontrol abarcan una amplia gama de enfoques, como el uso de insectos beneficiosos, ácaros depredadores, nematodos beneficiosos y microorganismos como bacterias y hongos. Los agentes de biocontrol han cobrado importancia en la agricultura moderna como componente vital de la gestión integrada de plagas (GIP) y de las prácticas agrícolas sostenibles, ofreciendo alternativas eficaces a las intervenciones químicas convencionales.

Protección biológica de los cultivos frente a plaguicidas químicos

Elegir la protección biológica de los cultivos en lugar de los plaguicidas químicos está en consonancia con los objetivos más amplios de la agricultura sostenible, que promueve la salud ambiental, la seguridad alimentaria y la resistencia de los cultivos a largo plazo, al tiempo que minimiza los efectos adversos sobre los ecosistemas y el bienestar humano.

La protección biológica de los cultivos se basa en los mecanismos propios de la naturaleza para controlar las plagas y proteger los cultivos. Promueve el equilibrio ecológico, minimiza el daño a las especies no objetivo y apoya la sostenibilidad a largo plazo.

En cambio, los plaguicidas químicos son compuestos sintéticos diseñados para matar o disuadir plagas y patógenos, y su uso puede plantear riesgos para la salud humana y la seguridad alimentaria. Aunque pueden ser eficaces a corto plazo, a menudo plantean problemas medioambientales, como el daño a los insectos beneficiosos, la degradación del suelo y la resistencia a los plaguicidas.

Casos de éxito

Preguntas más frecuentes (FAQ)

Recomendado para ti

Haz tu pregunta

¿Necesita ayuda?